30/9/11

Indalo Codex


La sencilla postura de abrir las piernas y extender los brazos se ha convertido en un método de curación. Una postura que viene de la noche de los tiempos, representada por Leonardo Da Vinci y que se conoce en el sureste de España como “el Indalo”. El artista Xaverio, ha desvelado las claves de esta figura, mostrándonos que contiene una información preciosa para nuestra salud y bienestar.
Estando en Taos (USA), en septiembre de 2002, el pintor Xaverio, que entonces disfrutaba de una beca de  la Fundación Hellen Wurlizer, tuvo una serie de visiones y sueños que le llevaron a identificarse con el Indalo, representación primitiva de la figura humana que, a partir de los años 60, se convirtió en uno de los símbolos más conocidos de Almería. En palabras de Xaverio, “el Indalo me revelaba sus secretos en forma de pensamientos, preguntas y afirmaciones que recorrían mi mente como ideas fugaces, las cuales tenía que escribir cuanto antes para que no se perdiesen en el olvido... Me sentía extrañamente elegido como portavoz de una figurilla que me dictaba enseñanzas para vivir mejor”.
El resultado fue el libro “Código del Indalo” o Indalo Codex, a cuyo desciframiento ha dedicado Xaverio los años siguientes.
¿Cuál es el código Indalo? Una serie de ejercicios y de mensajes mentales o mantras mediante los cuales podemos lograr no sólo sanaciones físicas y psíquicas, sino cualquier objetivo que nos propongamos, siempre y cuándo sepamos formularlo, sea positivo y no vaya en detrimento de otras personas.
El método es muy fácil de practicar: adoptamos la postura del Indalo, con las piernas abiertas y los brazos extendidos, y recitamos nuestro deseo positivo tres veces mentalmente, tres en voz baja y tres en voz alta. Es bueno hacerlo todos los días, pero tampoco eso es estrictamente necesario. Basado en el principio cuántico de que mente y materia son manifestaciones de una realidad profunda, y que por tanto se influyen recíprocamente, el método parte de la certeza de que el pensamiento crea la realidad.
Tenemos, eso sí, que saber construir nuestra oración, ya que la realidad se rige por el principio de inercia. Si yo digo “quiero tener una excelente relación” y no especifico que se trata de una relación sentimental, puede que el destino me regale una relación de amistad o profesional. De la misma forma, si digo “no quiero sufrir”, estoy en cierto modo reforzando mi sufrimiento. Lo correcto sería afirmar “soy feliz”. Por ello es necesario leer el libro.
Xaverio nos enseña a elaborar correctamente nuestros deseos, anhelos u objetivos. No sólo eso, sino que nos ofrece cientos de oraciones ya elaboradas y dirigidas específicamente a los más diversos fines: salud física y mental, salud social, salud económica, salud espiritual, salud ambiental, facultades, talentos... El autor nos ofrece también variaciones sobre la postura del Indalo, de modo que ésta sirva igualmente para atraernos mayor energía, liberarnos de problemas y cortapisas, henchirnos de dicha, procurarnos la calma en momentos difíciles o traernos prosperidad.
Los testimonios de personas que han resuelto enfermedades o problemas con el método Indalo resultan abrumadores. Carmen Moral Santaella señala cómo, tras practicar en su banco con un mensaje de prosperidad, no sólo cubrieron objetivos, sino que superaron con creces los presupuestos del año y subieron varios puestos en el ranking. Magdalena Smith, cuya hija iba a ser operada por cáncer de útero, practicó en la postura del Indalo la curación a distancia. Al día siguiente, los médicos comprobaron atónitos que la hija estaba libre de cáncer. Gracia Baldomero señala cómo se libró igualmente de una depresión... ¡y hasta logró dejar de fumar! Hay decenas de testimonios así.
El método Indalo aúna, en sí, la tradición milenaria con los últimos descubrimientos en física, medicina y biología, constituyendo un libro imprescindible para todos aquellos que desean construir su destino. Profusamente ilustrado con bellísimas fotos,  no da lugar a dudas ni a confusiones. Todo en él es claro y preciso. Precedido de una documentada historia de esta figura ancestral, que Xaverio ha rastreado desde las pinturas rupestres hasta los tratados de alquimia y pintores famosos, el código del Indalo destila además una poética emoción, ya que sus breves mantras u oraciones pueden ser leídos como versos que llegan al corazón y, por eso mismo, son más efectivos que los pensamientos lógicos.  Pronto veremos a gentes de todas partes, en el campo, en los parques, en los balcones, practicando la postura del Indalo. Por un mayor bienestar y por la espiritualidad científica que necesita el siglo XXI.
 Más información relacionada: 

28/9/11

La Cuarta Dimensión


¿Será la explicación de la existencia del mundo invisible e intangible?
La mayor parte de los estudiantes de metafísica y de ocultismo, tarde o temprano, llega a interesarse en la posibilidad de la existencia de una cuarta dimensión; cuando este interés se despierta, se convierten ellos en investigadores entusiastas que buscan mayores conocimientos con respecto a esta dimensión.
El interés en este asunto desarrolla en cada estudiante un concepto muy elevado de la índole maravillosa de la cuarta dimensión, la sola idea de esta dimensión va desarrollando y revelando gradualmente un mundo grande y misterioso que él no ha podido comprender.
A medida que el estudiante continúa sus meditaciones y análisis, se va desarrollando en él, una admiración todavía mayor por la naturaleza y manifestación de esta cuarta dimensión, y parece que la uniera a las otras tres para representar los cuatro grandes métodos fundamentales para analizar la existencia de las cosas de este mundo.

Sin embargo, el estudiante rara vez comprende que al concebir las cuatro dimensiones, está en realidad comprendiendo dos grandes símbolos de la ley Cósmica: el triángulo y el cuadrado.

El triángulo representa las tres dimensiones que nos son familiares; a saber: largo, ancho y profundidad. Esta trinidad de dimensiones, enseñada a nuestra conciencia objetiva desde la infancia y a través de toda la vida, se convierte en la vara de medir de nuestra comprensión objetiva. Es sólo cuando el individuo se interesa en asuntos místicos u ocultos cuando llega a comprender que hay una cuarta dimensión. Desde ese momento, él cambia su triángulo de medidas por un cuadrado, porque entonces dispone de cuatro dimensiones para su consideración, en lugar de tres.

Por desgracia, al cambiar el estudiante el triángulo por el cuadrado, convierte las cuatro dimensiones en una nueva norma o unidad de medida, para juzgar y medir las manifestaciones del universo entero.
Al proceder así, limita él su habilidad para analizar las cosas que lo rodean y se engaña porque cierra los ojos y la conciencia a una porción considerable de cuanto existe.
En nuestra infancia y juventud se nos enseña algo que al ser adultos se convierte en una ley para nosotros; a saber: que todo aquello que no podemos ver o sentir o gustar o medir por medio de las tres dimensiones, no existe. Esta creencia constituye la formación material y objetiva de nuestras experiencias humanas.
Según esa norma, el alma no existiría, ni existiría la conciencia, ni la energía divina, ni el espíritu universal; y en realidad parecería que no existiera el Dios del universo, ya que todas esas cosas, incluyendo la mayor de todas, no pueden medirse con las tres dimensiones. Es esto lo que ha dado origen en el mundo a la conciencia materialista de los seres humanos, tan universal y extendida. Esta es la causa de la duda y de la falta de fe que existen con respecto a cuestiones religiosas, a cuestiones místicas y a todos los principios metafísicos, lo mismo que a todas las leyes ocultas.

Al agregar una cuarta dimensión a nuestro concepto de vida, no cambiamos mayormente el punto de vista materialista, si es que lo cambiamos en algo. Centenares de personas de ideas materialistas, admiten la comprensión y la posible existencia de una cuarta dimensión, pero todavía se atienen a la idea de que, a menos que una cosa pueda ser medida por las cuatro dimensiones, no existe, ni tiene sitio en nuestra conciencia como cosa efectiva. Esas personas son en realidad materialistas, que miden y calibran todas las cosas por medio de las tres dimensiones de largo, ancho y alto, agregando una cualidad a estas cosas, gracias a la consideración de la cuarta dimensión.

La Gran Lección que tienen que aprender los estudiantes de misticismo y ocultismo, es que el triángulo de las tres dimensiones es un concepto independiente y que el cuarto punto que constituye el cuadrado, es la idea de la cuarta dimensión y se la considera simplemente como una dimensión más, añadida a las otras tres para que el análisis de las cosas sea más completo.

El procedimiento correcto es recordar que de la misma manera que podemos agregar una dimensión más a las tres fundamentales, también podemos quitar tres de ellas a las cuatro, y dejar entonces una sola dimensión.
Dicho de otro modo, en vez de pensar siempre con las cuatro dimensiones, podríamos pensar que las tres primeras constituyen un grupo y la cuarta dimensión constituye una manifestación separada de la ley natural.

El primer grupo de tres dimensiones corresponde al mundo material y forma parte de nuestra conciencia materialista. La cuarta dimensión debe ser considerada como una ley de la naturaleza, separada y distinta, que no está relacionada de ningún modo con las otras tres dimensiones. De igual manera que podemos agregar esta cuarta dimensión a las otras tres,  o dejar de tomarla en cuenta, así también podemos dejar de tomar en cuenta las tres dimensiones y juzgar todas las cosas tomando como única base la cuarta dimensión.

La Dimensión Cósmica.

Si fuéramos a elegir un nombre más apropiado para la cuarta dimensión, yo la llamaría la dimensión Cósmica y llamaría a las otras tres, las dimensiones mundanas.
Al considerar las cosas, de una manera general, sería razonable examinarlas desde ambos puntos de vista, el materialista y el Cósmico. Es esto lo que el estudiante de ocultismo y de metafísica hace.
Parecería razonable y lógico hacerlo, pero en realidad, es esto un grave error que cierra la puerta de nuestra conciencia a la consideración verdadera de las cosas, tal como son.
Para explicar claramente lo que quiero decir, supongamos que las tres dimensiones de largo, ancho y profundidad son las dimensiones que nos da nuestro cuerpo humano. Y digamos que la cuarta dimensión es la que pone un alma en nuestros cuerpos y hace que nuestros cuerpos vivan y tengan energías vitales.
El materialista cree solamente en las tres dimensiones y dice que el hombre es solamente un cuerpo físico.
El estudiante de metafísica y de ocultismo, dice al materialista que está equivocado y que la cuarta dimensión osea el alma, debe agregarse al cuerpo para tener un concepto perfecto de lo que es el hombre.
Semejante estudiante cree que es únicamente por la unión del alma y el cuerpo, como tenemos evidencia o prueba de la existencia de las cosas vivientes.
Pero de la misma manera en que podemos tener un cuerpo de tres dimensiones sin alma, así también podemos tener un alma como si fuera una cuarta dimensión, sin cuerpo alguno.

Los estudiantes de mística generalmente aceptan el cuerpo y el alma como dos entidades separadas, y que pueden separarse o unirse. Ahora bien, quiero decir a esos estudiantes que el verdadero concepto místico de las cosas es ignorar las primeras tres dimensiones y verlo todo desde el punto de vista de la cuarta dimensión únicamente.
¿Qué nos dan las primeras tres dimensiones que sea de alguna importancia?
Largo, ancho y profundidad son términos materialistas. Ellos miden el tiempo y el espacio y nada más.  Solo tienen que ver con la materia y con su comprensión objetiva. El tiempo y el espacio son cosas puramente imaginarias que no tienen lugar en la comprensión cósmica y que están completamente más allá de toda dimensión, desde el punto de vista cósmico.

Punto de Vista Cósmico.

Desde el momento en que consideramos las cosas desde el punto de vista cósmico, el tiempo y el espacio quedan eliminados.  Eliminamos también la anchura, la altura y profundidad. La longitud de una cosa es el espacio que ocupa, lo mismo sucede con la anchura y la profundidad. Si no tuviéramos concepto de tiempo y espacio, nunca tendríamos el concepto de las primeras tres dimensiones.

Pero con la cuarta dimensión todo es diferente. La cuarta dimensión se relaciona con la naturaleza de las cosas y con su verdadera existencia cósmica, indepen-dientemente de sus cualidades materialistas.
En el mundo cósmico todo existe a causa de la cuarta dimensión. En el plano de la tierra, la cuarta dimensión es la causa de la naturaleza de las cosas, mientras que las otras tres dimensiones son la causa de la visibilidad objetiva de las cosas.

En la Cuarta Dimensión.

Si pasamos a examinar la posibilidad de las leyes de la cuarta dimensión, inmediatamente vemos que las cosas pueden existir en este universo sin tener longitud, anchura, ni profundidad. Tales cosas, entonces, tendrían toda la naturaleza que la cuarta dimensión les diera, pero serían invisibles a nuestros ojos e inconmensurables por cualquiera unidad materialista. Por lo tanto, vemos que la cuarta dimensión nos ayuda a comprender y a apreciar el gran mundo invisible e intangible.
Si el hombre se despojara súbitamente de las primeras tres dimensiones y viviera únicamente en la cuarta, seria invisible para el ojo objetivo y seria intangible para los sentidos objetivos. No solamente nos sería imposible verlo, sino que tampoco podríamos tocarlo, ni sentirlo, ni palparlo. Semejante persona no estaría en algún estado mental extraño, sino simplemente, poseería un estado espiritual inusitado.

Mientras ustedes leen estas consideraciones, puede estar de pie junto a ustedes, un ser humano de la cuarta dimensión. Semejante ser humano tendría la naturaleza que la cuarta dimensión da a nuestro cuerpo físico, pero esa persona no tendría la manifestación de las otras tres dimensiones, largo, ancho y grueso. Por lo tanto, ustedes no verían a esta otra persona, ni la sentirían, ni sabrían que está allí, excepto por medio de algún sentido psíquico. Al comprender esto, comprenderemos también que todo espacio que nos rodea y aún el espacio muy limitado de nuestro cuarto, en el cual vivimos, de nuestras oficinas, y nuestros automóviles y vehículos, pueden estar llenos de manifestaciones de la naturaleza de la cuarta dimensión, sin que sepamos nada de ellas, sin que oigamos nada de ellas, ni veamos nada de ellas.

Es solamente cuando la esencia y el espíritu de la cuarta dimensión toman en sí mismos las otras tres dimensiones, cuando las cosas se hacen objetivamente visibles. La mente objetiva del hombre, necesita que las otras tres dimensiones objetivas sean agregadas a la cuarta, para que sea posible ver y medir y comprender las cosas. Pero el hombre necesita desarrollar sus sentidos psíquicos y sus cualidades psíquicas hasta el grado en que pueda sentir las manifestaciones de la cuarta dimensión, aún en ausencia de las otras tres dimensiones.
Esto es precisamente lo que sucede cuando el estudiante de ocultismo y de mística se refiere a muchas cosas invisibles e intangibles, diciendo que tiene contactos con ellas de vez en cuando y que las siente. Esta él en armonía con la cuarta dimensión y está completamente independiente de las otras tres dimensiones. Si desde este mismo día, procedéis a ignorar la necesidad de tomar en cuenta las tres dimensiones y a comprender que sólo la cuarta dimensión es la que manifiesta real y efectivamente la naturaleza verdadera de las cosas, hallaréis que el mundo puede estar lleno de criaturas, de cosas vivientes, de plantas y árboles, flores y otras cosas, que son desconocidas de todos aquellos que se atienen rígidamente a la consideración de las dimensiones primeras, tal como se ha dicho anteriormente.

Dr. H. Spencer Lewis, F. R. C. 1.947

25/9/11

El Árbol de la Vida

El Árbol de la vida es el símbolo Kabalístico más relevante del judaísmo. Está  compuesto de 10 esferas “sefirot” y 22 senderos, los cuales determinan o representan un estado “sefira” que acercan a la comprensión de Dios y la creación del mundo que conocemos. El Árbol de la vida es un esquema de la creación.

LAS SEFIROT
El modelo de las “Diez Sefirot” constituye el código espiritual según el cual el universo entero fue creado. 

Cada una de las Sefirot expresa una característica especial de la abundancia espiritual Divina, la cual fluye hacia la totalidad de la creación y se cuela camino abajo a través de los mundos espirituales hasta llegar al mundo físico.

Las Sefirot son la raíz y fuente de “Las Diez Expresiones” que crearon el mundo, las diez veces que dice en el libro del Génesis “Que haya Luz”, “los cielos”, …etc.

Las Diez Sefirot se dividen en dos grupos:
- Cerebro\Mente: Sabiduría, Entendimiento y Conocimiento.
- Atributos Emocionales: Bondad, severidad, belleza, victoria, esplendor, fundamento y reinado.

La palabra Hebrea “Sefirá” significa “Luz”, como una piedra de zafiro brillante y luminosa.
El sagrado Zohar llama a las esferas (Sefirot) “mejoras” (Tikuním), aludiendo a joyas. Esto en el sentido de que, tal como las joyas mejoran y corrigen a una persona en cuanto a su belleza, también las diez sefirot añaden belleza con la luz infinita que fluye en ellas.

El misticismo Judío enseña que toda la creación proviene de cuatro mundos espirituales: emanación, creación, formación, y acción. Cada uno contiene el sistema de las 10 sefirot, el cual cambia según la sustancia del mundo espiritual correspondiente.

En el mundo más elevado, el mundo de la emanación, las esferas se describen como fuerzas divinas puras, y a medida que descienden hacia el mundo físico, las luces divinas se condensan en las esferas y desaparecen dentro de los recipientes que las contienen.

Este proceso continúa hasta nuestro mundo físico y tangible, llamado el “mundo de la acción física” donde la luz de las sefirot desaparece, permitiéndonos a nosotros tan solo ver el mundo físico y temporal, sin poder apreciar las fuerzas espirituales en él. 

Según la Kabalá, la creación recibe el nombre de “el mundo” (Olam en hebreo), que viene de la raíz hebrea “Alem” que significa desaparecer.

Por su propio estado natural, el mundo oculta las fuerzas espirituales que fluyen en él. Sólo a través de la práctica espiritual cabalística, que recibe el nombre de Hitbonenut (contemplación, meditación), la cual se puede encontrar extensamente en la literatura Jasídica, puede la persona identificar la fuente espiritual y sustancia del mundo que lo rodea, y utilizar este entendimiento de manera sabia y beneficiosa.

En nuestro mundo podemos encontrar una copia exacta de la forma de las 10 sefirot en el cuerpo y el alma del hombre, el cual fue creado a imagen del Creador. La forma de las 10 sefirot también recibe el nombre de “el árbol de la vida”, y nos enseña como cada una de las sefirot tiene conexión con las cualidades y habilidades del alma del ser humano.

Sabiduría: Esencia de la inteligencia, habilidad para inspirar y crear.
Entendimiento: Ampliación de la comprensión de los detalles.
Conocimiento:Habilidad de profundizar y comunicar conscientemente.
Bondad: La cualidad de influir y dar.
Severidad: La cualidad de disminuir y moderar la influencia.
Belleza: Mezclar y balancear la influencia.
Victoria: la victoria sobre obstáculos en el camino de la influencia.
Esplendor: Una decisión válida a poner en práctica.
Fundamento: Comunicación que impacta al receptor.
Reinado: La influencia misma.

Las revelaciones relacionadas con los poderes del alma tal como aparecen en la literatura Kabalística aportaron una nueva y fascinante luz sobre los procesos psicológicos, conscientes y emocionales que experimentamos  y delinearon el camino para el crecimiento espiritual en una forma especial y práctica.
La Kabalá explica los eventos y procesos que tienen lugar en los mundos superiores, usando principalmente parábolas sobre el alma humana. Debemos recordar siempre que se trata únicamente de parábolas, y que los mundos espirituales superiores y la realidad Divina no son susceptibles de enmarcar en definiciones físicas.

LAS CLAVÍCULAS DE SALOMÓN.

1. A: Aleph.- Ve a Dios cara a cara, sin morir, y conversa familiarmente con los siete genios que mandan a toda la milicia celeste.

2. B: Beth.- Está por encima de todas las aflicciones y de todos los temores 
3. C: Ghimel.- Reina en todo el cielo y se hace servir por todo el infierno.
4. D: Daleth.- Dispone de su salud y de su vida y puede disponer de las de los demás.
5. E: He.- No puede ser sorprendido ni por el infortunio, ni agobiado por los desastres, ni vencido por sus enemigos
6. F: Vau.- Sabe la razón del pasado, del presente y del porvenir.
7. G: Dzain.- Tiene el secreto de la resurrección de los muertos y la llave de la inmortalidad.
Estos son los siete grandes privilegios.

He aquí los que vienen después:

8. H: Heth.- Tener la medicina universal.
9. I: Teth.- Encontrar la piedra filosofal.
10. K: Jod.- Conocer las leyes del movimiento continuo y poder demostrar la cuadratura del círculo.
11. L: Caph.- Cambiar en oro, no solamente todos los metales sino también la misma tierra, y aun las inmundicias de la misma.
12. M: Lamed.- Domar a los animales más feroces y saber pronunciar palabras que alienten y encanten a las serpientes.
13. N: Men.- Poseer el arte notorio que da la ciencia universal.
14. O: Nun.- Hablar sabiamente sobre todas las cosas sin preparación y sin estudio.

Los poderes del mago:

15. P: Samech.- Conocer a primera vista el fondo del alma de los hombres y los misterios del corazón de las mujeres.
16. Q: Ain.- Forzar, cuando le plazca, a la naturaleza, y revelarse.
17. R: Phe.- Prever todos los acontecimientos futuros que no dependan de un libre albedrío superior, o de una causa inapercibida.
18. S: Tsade.- Prestar en el acto a todo el mundo los consuelos más eficaces y los consejos más saludables.
19. T: Resch.- Dominar el amor y el odio.
20. U: Schin.- Tener el secreto de las riquezas; ser siempre el amo y no el esclavo. Saber gozar aun en la pobreza y no caer nunca ni en la abyección ni en la miseria.
21. X: Cheth.- La adivinación, los sueños y los presentimientos y profecías.
22. Z: Tau.- Gobierno de los dementes, termino de tempestades, curación de las enfermedades con las manos y resucitar muertos.

Estas 22 letras que se hallan inscritas en la Toráh están todas trazadas en los 10 sefirot. (Expresiones creadoras de Dios).

23/9/11

El Satélite UARS

       UARS CAERÁ SOBRE EL OCÉANO PACÍFICO.

El satélite UARS está ya en órbita a 160 por 170 kilómetros, según el último parte de la NASA, la entrada en la atmósfera "se espera ahora a última hora de hoy o primera hora de mañana" (hora de la costa Este de EEUU). La actividad solar ha dejado de ser el factor principal en la tasa de descenso del artefacto,  la orientación del UARS parece que ha cambiado y ahora desciende más despacio, la NASA matiza que aunque es muy baja la probabilidad de que algún fragmento no se queme al entrar en la atmósfera, no se puede descartar completamente.

En los cálculos del  ingeniero Belló-Mora se observan las órbitas del UARS sobrevolando España en el plazo de doce horas (seis antes y seis después de las tres de la madrugada). En la primera órbita de sobrevuelo de la Península Ibérica, en torno a las 21.30 esta noche, el satélite entraría por Almería (sobre El Ejido, Roquetas) para avanzar hacia Lorca (Murcia) y salir por Gandía). En la segunda órbita de sobrevuelo de España, sobre las cinco de la madrugada, el UARS entraría por Asturias (Avilés), pasaría sobre Burgos y saldría por Valencia. En ambos casos, señala Belló-Mora el sobrevuelo orbital sería de pocos minutos y la probabilidad de impacto es muy remota.

Órbitas del satélite UARS sobre España en el margen de tiempo de caída según la proyección de la empresa espacial española Elecnor-Deimos. La primera, a las 21.30 de hoy, es ascendente de oeste a este y entra por Almería saliendo por Valencia; la segunda, a las cinco de la mañana del sábado, es descendente y entra por Asturias.




Ver gráficos:
http://www.elpais.com/graficos/sociedad/caida/satelite/UARS/elpgrasoc/20110921elpepusoc_1/Ges/

Universo Galáctico


Nuestro Universo Galáctico llamado “VÍA LÁCTEA”, constituye una nebulosa espiral o galaxia de orden superior, en forma de platillo, con un diámetro de 100.000 años luz y con un espesor de 10.000 a 15.000 años luz. Compuesta de miles de millones de estrellas (de las cuales pueden observarse unas 6.000 a simple vista).
El sol no es más que una pequeña estrella dentro de la Vía Láctea, no se encuentra ni en el centro (del cual dista 30.000 años luz) ni en el plano medio de la Galaxia (a la Vía Láctea suele llamársele Galaxia por antonomasia).

INTENSIDAD ESTELAR DE LA VÍA LACTEA.
De diferentes estudios estadísticos se deduce que la intensidad estelar disminuye a medida que nos vamos separando de su centro, pero es de notar que las estrellas gigantes dominan en las proximidades de su centro y las enanas hacia su periferia.
La simple observación visual permite comprobar que el centro del sistema galáctico debe encontrarse hacia la constelación de Sagitario, donde se distinguen las mayores aglomeraciones estelares.
Rotación de la galaxia.- En cuanto a su rotación que ya era sugerida por la forma aplanada del sistema galáctico, los últimos estudios confirman que está animada de un rápido movimiento de rotación alrededor de su centro, describiendo las estrellas, al parecer, órbitas circulares o elípticas (algunas bastante excéntricas) que se desarrollan en su plano medio. Hay que tener en cuenta que no todas las estrellas que componen este sistema, giran al rededor del centro común de gravedad a una misma velocidad; según la distancia de los astros al centro de la Galaxia, dependen sus distintas velocidades.
Nuestro sistema solar se mueve a la velocidad de unos 270 kms. por segundo al rededor del núcleo central de nuestra Galaxia.
El período de traslación del sol y de las estrellas próximas, alrededor del centro común, que podríamos designar con el nombre de “año solar o galáctico”, es del orden de unos 220 millones de años terrestres.
Aparte del movimiento de rotación, toda la Galaxia en bloque se desplaza con relación a otros puntos de referencia que podemos tomar en el Universo.

ESTRELLAS. Las estrellas son cuerpos celestes dotados de luz propia. Se clasifican según sus diversas características: 
Magnitud o intensidad luminosa, que se mide por dos escalas: aparente y absoluta.
Edad, Composición, Color y Temperatura: Las estrellas de más baja temperatura son rojas, las de temperatura mediana son amarillas, y las de temperatura elevada son blancas o azules.
Dimensiones: enanas, medias, gigantes y supergigantes.
Estrellas de brillo variable: según las fluctuaciones se repitan o no a intervalos regulares (períodos largos o cortos), intervalos irregulares, fluctuaciones de tamaño y temperatura.
Estrellas que sufren cambios violentos: novas, supernovas y recurrentes.
Variables de eclipse; estrellas dobles que se dan la vuelta las unas a las otras, aunque ellas mismas no cambian.
Estrellas dobles: son las que forman pares.
Estrellas múltiples: grupos de tres, cuatro o más estrellas, que giran al rededor de un mismo centro de gravedad, porque constituyen un solo sistema. Las compañeras de una doble pueden ser a su vez dobles también.
Cúmulos estelares: son agrupaciones de muchos centenares o millares de estrellas. Pueden ser “dispersos”(o abiertos) y “globulares”. En la Vía Láctea, hay grupos tan extensos que tienen el grado de “nubes estelíferas”.
Nuestro Sol, junto con el sistema planetario, forma parte de un “cúmulo estelar disperso”, denominado “Cúmulo Local”, especie de pequeño islote estelar de aspecto elipsoidal, englobado dentro del conjunto que forma el sistema galáctico; el diámetro menor de dicho cúmulo es de 2,000 a 2,600 años luz; el Sol con su sistema está a más de 250 años luz de su centro.

CONSTELACIONES. Las estrellas que componen el cúmulo local, son las que forman las Constelaciones o Asterismos; son diversas agrupaciones estelares que representan determinadas figuras; se clasifican en: Boreales, Australes y Zodiacales; ya sea que se encuentren situadas al Norte, al Sur o a ambos lados de la Eclíptica.
El Sol, además de su movimiento al rededor del centro de gravedad de la Galaxia, se traslada a una velocidad de unos 20 Kms. por segundo, arrastrando con él a su sistema planetario, hacia la estrella Vega de la constelación de Lira, cerca a la constelación de Hércules.

NEBULOSAS. Se conocen ciertas estrellas que por estar rodeadas de una nebulosidad más o menos extensa, reciben los nombres de “nebulosas globulares” (o planetarias, a causa de su forma discoidal).
También aparecen en el espacio unas nubes de sustancia cósmica más o menos enrarecida, que se extienden entre las estrellas formando grandes nebulosidades brillantes u oscuras, que generalmente abarcan inmensa extensión; se conocen con el nombre genérico de “nebulosas amorfas, difusas, extensas”, sus contornos son indefinidos y su brillo muy variable.
Las nubes oscuras impregnadas de minúsculas partículas sólidas y polvo, son en algunas regiones tan extensas que se les ha llamado “sacos de carbón”, ocultando completamente todo lo que se halle detrás de ellas.

UNIVERSO EXTRAGALÁCTICO.

Los cúmulos globulares son agrupaciones estelares exteriores a la Vía Láctea, que se caracterizan por la disposición uniforme de sus componentes; excediendo en magnificencia y despliegue de estrellas a los cúmulos galácticos. Estos cúmulos globulares han servido para evaluar los límites exteriores de nuestra Galaxia.

Nubes de Magallanes: Como objetos próximos a nuestra Galaxia, aunque sin formar parte de ella, figuran dos importantes acumulaciones de estrellas, llamadas Nubes de Magallanes: la Mayor y la Menor.

Nebulosas Extragalácticas: Constituidas por grandiosas concentraciones de estrellas, materia cósmica y cúmulos estelares, semejantes en tamaño, forma y estructura a la Vía Láctea, llamadas “galaxias”.

Se clasifican en: “Nebulosas irregulares” que son muy escasas, y en “nebulosas regulares” que son la gran mayoría; éstas pueden ser “elípticas” y “espirales”: (normales o barradas). Las galaxias espirales representan el 80% de todas las nebulosas extragalácticas.

Debemos considerar que los sistemas galácticos, no están diseminados al azar en el espacio, sino que forman cúmulos de galaxias, llamados “Hipergalaxias”, en los cuales dichos sistemas se hallan en evidente relación física. No se crea, sin embargo, que la visión de las hipergalaxias representa haber alcanzado los confines del cosmos, pues ellas a su vez, forman cúmulos de hipergalaxias; hay regiones en las que se encuentran grandes aglomeraciones de hipergalaxias.
En el Universo nada es estático, todo está en permanente cambio, movimiento y evolución, mostrando siempre un equilibrio y una organización de sistemas admirables.

Por ejemplo, las Constelaciones que se representan con figuras, no tienen realmente nada que ver con las posiciones de las estrellas, ellas están esparcidas por todas partes en el cielo, y su distribución como la vemos nosotros es un accidente de nuestra situación en el espacio, de donde miramos las estrellas. Con el tiempo cambiaran estas distribuciones porque ellas se mueven así como nosotros. Los cambios tienen lugar tan lentamente, porque las estrellas están tan lejos, que deben pasar muchos siglos para que podamos notar dichos cambios.

¿Cuántos astros desconocidos giran secretamente en los cielos? ¿Qué vemos nosotros de tan magnifica obra?. El Ser que rige este vasto conjunto que ha diseminado a su alrededor y cuyas bases ha establecido, este Ser que en sí mismo constituye la más bella y noble parte de su obra, se esconde a nuestra miradas, sólo se le ve con el pensamiento. Muchas otras potencias próximas al Ser Supremo por su naturaleza y poder, nos son desconocidas o lo que más sorprende todavía, se ocultan a nuestra vista, bien sea porque los ojos del hombre no pueden captar esencias tan sublimes, bien porque su majestuosa santidad se vela en un profundo misterio...

“¿Porque extrañarnos de ignorar todavía la verdadera naturaleza de aquellos soles tan lejanos? Cuantas conquistas están reservadas a las edades venideras, cuando ni siquiera existirá el recuerdo de nosotros.  El  mundo sería  bien  poca  cosa  si  no proporcionase materiales para las investigaciones del Universo. Hay secretos que no se revelan en un día, pues la naturaleza no los entrega todos a la vez; creemos estar iniciados. pero tan sólo nos encontramos a la puerta del templo.   Nuestra  época  ha descubierto  algunos  de aquellos misterios; el porvenir continuará nuestra obra”.

Tratado de las “Cuestiones naturales” (libro VII, 30-32). Séneca.

19/9/11

El Guerrero Pacífico

PELÍCULA RECOMENDADA:
Argumento: Dan Millman  es un atleta joven dotado para lograr el oro olímpico. Conducido por el éxito, Dan lo tiene todo: trofeos, motocicletas rápidas, chicas guapas, y partidos salvajes. Pero su mundo cambia cuando conoce a un extranjero misterioso en una gasolinera. 

ESPERO QUE TE GUSTE!!!

18/9/11

Codex Gigas


A principios del siglo XIII, en el monasterio de Podlažice (Chequia) fue encerrado un monje benedictino llamado Heman (apodado "el recluso"). Durante su período de cautiverio estuvo escribiendo y el resultado fue un libro de 624 páginas, de 92 × 50,5 × 22 cms. y un peso de 75 kilos. Es el libro medieval más grande que existe y de ahí su nombre, pues la traducción del latín de Codex Gigas es 'libro grande'.
El ejemplar contiene la Biblia, el texto completo de la Chronica Boemorum, curas medicinales, encantamientos mágicos, dos trabajos del historiador judío Flavio Josefo, las Etimologías del arzobispo San Isidoro de Sevilla, varios tratados sobre medicina del médico Constantino el Africano, un calendario, una lista necrológica de personas fallecidas, y otros textos importantes para la época.
La combinación de textos lo hacen único en el mundo.
Ante tal volumen de contenido, muchos sospecharon que era imposible que tal obra hubiera sido realizada por una sola persona,  en ese periodo de reclusión. En este sentido, empezó a correr el rumor (que terminó convirtiéndose en leyenda) de que el monje había sido ayudado por el diablo para hacer tal obra magna en una sola noche. Y es que una de las cosas que más desconcertaba del libro era una ilustración del demonio en una de las páginas del codex. El tiempo real y las personas que participaron en la elaboración del libro son desconocidos, pero la leyenda ha fomentado la idea de que el diablo estaba tras su elaboración,  el monje fue encerrado por un crimen que cometió, cuando abrieron la celda del monasterio, encontraron al reo con el manuscrito, según sus palabras, escrito con la ayuda del diablo al que vendió su alma.
Se calcula que el libro fue vendido al monasterio de la  Orden del Císter de Sedlec  en el  año 1.296 aproximadamente. ¿La razón? Los graves problemas económicos por los que atravesaba el monasterio de Podlažice que provocaron la orden de venta por parte del obispo Gregorio de Praga.
El Codex Gigas era uno de los mayores tesoros que poseían en Chequia, tanto que la obra fue considerada como la "octava maravilla del mundo".  Su fama llegó hasta el punto de convertirse en un codiciado botín de guerra, acabando finalmente en poder del gobierno sueco al finalizar la guerra de los 30 años en 1648.  Han sido centenares los estudiosos que han investigado el Codex Gigas y que coinciden en declararlo como una de las obras más valiosas de la historia, asombrados por su perfección, teniendo en cuenta la época en que se hizo.