18/10/17

La República de China


La República de China mantuvo una frágil existencia desde 1.912 hasta 1.949. Aunque se adoptó una Constitución y se estableció un Parlamento en 1.912, Yuan Shikai nunca permitió que estas instituciones limitaran su control personal del gobierno.
Cuando el recién fundado Partido Nacionalista, o Guomindang, encabezado por Sun Yat-sen, intentó reducir el poder de Yuan, primero mediante tácticas parlamentarias y luego con la fracasada revolución de 1.913, Yuan respondió con la disolución del Parlamento, la ilegalidad del Guomindang y el gobierno a través de sus conexiones personales con los dirigentes militares provinciales. Sun Yat-sen se refugió en Japón. Yuan, sin embargo, se vio forzado por la oposición popular a abandonar sus planes de restaurar el imperio y convertirse en emperador. Murió en 1916, y el poder político fue ejercido por los jefes militares provinciales. El gobierno central mantuvo hasta 1.927 una existencia precaria y casi ficticia.
Durante la I Guerra Mundial (1914-1918), Japón buscó obtener una posición de supremacía incuestionable en China. En 1.915 presentó a China las denominadas “Veintiuna Demandas”, cuyos términos habrían reducido China a un virtual protectorado japonés. China, flexible ante una versión modificada de las demandas, accedió, entre otras concesiones, a transferir las posesiones alemanas en Shandong a Japón.

La tardía entrada de China en la guerra en 1.917 estaba destinada a conseguir participar en el futuro tratado de paz para revisar las ambiciosas peticiones japonesas. China esperaba que Estados Unidos, de acuerdo con su política de puertas abiertas, le ofreciera su apoyo. Sin embargo, en Versalles, el presidente estadounidense Woodrow Wilson retiró el apoyo de su país a China en el tema de Shandong, cuando Japón retiró sus demandas de una cláusula de igualdad racial en el Pacto de la Sociedad de Naciones, una disposición a la que se oponían duramente en Estados Unidos a causa de la posibilidad de que hubiera una afluencia ilimitada de mano de obra desde oriente.
La delegación china, indignada, se negó a firmar el Tratado de Versalles. Sin embargo, China obtuvo posteriormente su admisión en la Sociedad de Naciones a partir de la firma de un tratado de paz por separado con Austria.

Los jóvenes e intelectuales chinos, que en la década precedente habían vuelto sus ojos cada vez más hacia Occidente, en busca de modelos e ideales para la reforma de China, se sintieron traicionados por Wilson en Versalles. Cuando estas noticias llegaron, se inició en la Universidad de Pekín una manifestación masiva de protesta en contra de los japoneses, el llamado ‘Movimiento del Cuatro de Mayo’, que se extendió por todo el país en 1.919, tras ser sofocado, siguió un periodo de examen y reajuste, desde el cual surgieron dos objetivos claros: deshacerse del imperialismo que se cernía sobre China y restablecer la unidad nacional.

Los chinos estaban desilusionados por el cínico interés de los poderes imperialistas occidentales y se fueron acercando progresivamente al pensamiento marxista-leninista y a la Unión Soviética. El Partido Comunista Chino (PCCh) se fundó en Shanghai en 1.921, contando entre sus primeros miembros con Mao Zedong.
En 1.923 Sun Yat-sen aceptó el consejo soviético para reorganizar un Guomindang en proceso de desintegración, y fortalecer sus débiles fuerzas militares. Al mismo tiempo aceptó el ingreso de comunistas en el Guomindang. Los principios ideológicos de Sun (nacionalismo, democracia y socialismo) estaban íntimamente relacionados con un espíritu antiimperialista y la defensa de la unificación nacional.
A pesar de la muerte de Sun en 1.925, el rejuvenecido Guomindang, bajo el mandato del joven general Jiang Jieshi, lanzó una expedición militar en 1.926 desde su base de Cantón.
Jiang buscaba reunificar China bajo el mandato del Guomindang y liberar al país del imperialismo y de la fuerza de los jefes militares provinciales (los llamados señores de la guerra). No obstante, antes de que el Guomindang completara la reunificación territorial de China ya en 1.928, Jiang llevó a cabo una cruenta purga de los miembros comunistas del partido, y desde entonces confió en el apoyo de las clases propietarias y de las potencias extranjeras.

El nuevo gobierno nacional que el Guomindang estableció en Nanjing en 1.928 se encontró con tres problemas de gran magnitud.
Primero, Jiang en realidad sólo tenía bajo su control cinco provincias, pues el resto del país aún estaba gobernado por jefes militares locales.
Segundo, hacia comienzos de la década de 1.930 se encontró con una rebelión interna comunista. Los comunistas chinos, después la purga del Guomindang en 1.927 se dividieron en dos facciones y pasaron a la clandestinidad. Uno de los dos grupos intentó fomentar los levantamientos urbanos; el otro, dirigido por Mao Zedong, tomó la zona rural de la China central, donde movilizó a los campesinos, formó un ejército con ellos y estableció algunas comunas siguiendo el modelo soviético. La primera facción se unió finalmente a Mao en la China central.
El tercer problema del nuevo gobierno Jiang fue la agresión japonesa en Dongbei Pingyuan (Manchuria) y el norte de China.

Durante la década de 1.920 Japón había moderado su política respecto a China. En la Conferencia Naval de Washington de 1.922, había aceptado devolver las antiguas posesiones alemanas en Shandong. Desde 1.928, sin embargo, el nacionalismo militante del Guomindang chocó con los intereses imperialistas japoneses interesados en el control del ferrocarril del sur de Dongbei Pingyuan (Manchuria).
El 18 de septiembre de 1.931, los japoneses se valieron de un presunto bombardeo nacionalista del ferrocarril para extender su control militar sobre toda la región. La primavera siguiente los japoneses transformaron las tres provincias de Dongbei Pingyuan (Manchuria) en el nuevo Estado de Manchukuo y posteriormente convirtieron a Puyi, el último gobernante de la dinastía manchú, en su emperador.
A comienzos de 1.933 la zona oriental de Mongolia Interior fue incorporada al Manchukuo. Hacia mediados de 1.933, Japón había conseguido de China un acuerdo para la desmilitarización del noreste de Hebei.

Mientras se ocupaba de estos tres problemas durante la década de 1.930, Jiang Jieshi negoció con los jefes militares locales y contemporizó con los japoneses, dando prioridad a la supresión de la rebelión comunista.
A finales de 1.934, consiguió desalojar al Ejército Rojo de su base de China central, pero los comunistas se desplazaron hacia el oeste y después al norte en la denominada Larga Marcha, que terminó en Yan’an, en la provincia de Shaanxi; hacia 1.936 habían establecido una nueva base en el noroeste.

Mientras se intensificaba la agresión de los japoneses, aumentó la presión popular para que los chinos pusieran fin a las luchas internas y se unieran contra Japón. Sin embargo, Jiang resistió hasta finales de 1.936, en que fue secuestrado por uno de sus propios generales. Durante su periodo de cautiverio en Xi’an fue visitado por el propio dirigente comunista, con quien acordó la adopción de una política común contra Japón. Cuando fue liberado moderó su postura anticomunista y en 1.937 se formó un frente unido del Guomindang y los comunistas contra los japoneses.

Continuará...

15/10/17

La Rebelión Taiping (II)

En 1.894 los esfuerzos japoneses por anexionarse Corea originaron la Guerra Chino-japonesa. China sufrió una derrota decisiva en 1.895 y se vio forzada a reconocer la pérdida de Corea, pagar una enorme indemnización de guerra y ceder a Japón la isla de Taiwan y la península de Liaodong, en el sur de Dongbei Pingyuan (Manchuria).

Rusia, Francia y Alemania reaccionaron de inmediato ante la cesión de la península de Liaodong, pues suponía otorgar a Japón una posición prioritaria en la región más rica de China. Estos tres Estados intervinieron demandando que Japón devolviera Liaodong a cambio de una mayor indemnización económica.
Una vez que consiguieron esto, las tres potencias europeas le presentaron a China nuevas demandas. Hacia 1.898, sin poder negarse a las demandas extranjeras, China había sido dividida en esferas de influencia económica. Se le concedió a Rusia el derecho a construir el ferrocarril Transiberiano, la posesión del ferrocarril chino oriental, que a través de Dongbei Pingyuan (Manchuria) llegaba hasta Vladivostok, y el ferrocarril del sur de esta región atravesando el extremo meridional de la península de Liaodong, así como derechos económicos adicionales exclusivos en el conjunto de Dongbei Pingyuan (Manchuria).
Otros derechos de exclusividad para el desarrollo de ferrocarriles y la explotación de minas se concedieron a Alemania en la provincia de Shandong, a Francia en las provincias meridionales, a Gran Bretaña en las provincias ribereñas del Yangzi Jiang y a Japón en las provincias costeras del sureste.
Como resultado de la Guerra Ruso-japonesa (1904-1905), la mayor parte del ferrocarril del sur de Dongbei Pingyuan (Manchuria) y los derechos rusos de esta zona fueron transferidos a Japón. Estados Unidos, en un intento de mantener sus derechos en China sin competir por el territorio, inició la política de puertas abiertas en 1.899 y 1.900. Esa política, consentida por las restantes potencias, estipulaba que sus nuevos privilegios en China no cambiaban en ninguna manera la posición igualitaria de todos los Estados acogidos a las cláusulas de nación más favorecida. Estados Unidos acometió la garantía de la integridad territorial y administrativa de China, aunque permaneció hasta 1.941 sin respaldarla por la fuerza.

Hacia 1.898 un grupo de reformadores ilustrados adquirieron gran influencia sobre el joven y abierto emperador Guangxu. En el verano de ese año, incitados por la urgencia de la situación creada por el aumento de las nuevas esferas de influencia extranjera, aplicaron un profundo programa de reformas diseñado para convertir a China en una monarquía constitucional y modernizar su economía y sistema educativo. Este programa enfrentó a la oposición de la camarilla de oficiales manchúes elegidos por la Emperatriz Cixi, que se había retirado poco tiempo antes. Cixi y los oficiales manchúes secuestraron al emperador y con la ayuda de jefes militares leales sofocaron el movimiento reformista.
Se extendió por todo el país una reacción violenta, que alcanzó su punto álgido en 1.900 con un levantamiento xenófobo de la sociedad secreta de los Boxer, un grupo que gozaba del apoyo de la emperatriz viuda y de numerosos oficiales manchúes. Después de que una fuerza expedicionaria occidental hubiera aplastado la rebelión Boxer en Pekín, el gobierno manchú se dio cuenta de la inutilidad de su política. En 1.902 adoptó su propio programa de reformas e hizo planes para establecer un gobierno constitucional limitado, según el modelo japonés. En 1.905 se abandonó el antiguo sistema de exámenes para los funcionarios.

Era tarde para los manchúes. Poco después de la Guerra Chino-japonesa, Sun Yat-sen, formado según el modelo occidental, había iniciado un movimiento revolucionario dedicado a establecer un gobierno republicano.
Durante la primera década del siglo XX, los revolucionarios atrajeron a estudiantes, comerciante chinos con el extranjero y grupos nacionales poco satisfechos con el gobierno manchú. A mediados de 1.911 tuvieron lugar levantamientos como protesta contra el programa de nacionalización del ferrocarril Qing y en Octubre de ese año estalló la Revolución republicana en Hankou (en la actualidad, parte de la ciudad de Wuhan), en China central, extendiéndose a otras provincias, mientras Sun tomaba el control de la revuelta. Los ejércitos manchúes, reorganizados por el general Yuan Shikai, eran claramente superiores a las fuerzas rebeldes, pero Yuan solo aplicó una presión militar limitada y negoció con los dirigentes rebeldes ser designado presidente de un nuevo gobierno republicano.
El 12 de Febrero de 1.912 Sun Yat-sen cedió su puesto de presidente provisional en favor de Yuan y sumisamente los manchúes se retiraron del poder. El 14 de Febrero de 1.912 una asamblea revolucionaria reunida en Nanjing eligió a Yuan primer presidente de la República de China.

Continuará...

12/10/17

La Rebelión Taiping (I)

Emperatriz Dowager Cixi o Zishi gobernó de facto y durante 47 años (desde 1861 hasta 1908) la dinastía Qing o Manchú, que fue la última dinastía imperial china.

Durante la década de 1.850 se agitaron los cimientos del imperio por la rebelión Taiping, una revolución popular de origen religioso, social y económico. Su dirigente, Hong Xiuquan se llegó a considerar a sí mismo hermano pequeño de Jesucristo, al que por mandato divino se le había ordenado deshacerse del mandato manchú de China y establecer una dinastía cristiana.

La rebelión surgió en la provincia de Guangxi en 1.851; hacia 1.853 los Taiping se habían desplazado hacia el norte y establecido su capital en Nanjing. Aunque no fueron capaces de ocupar Pekín, hacia 1.860 estaban firmemente atrincherados en el valle del Yangzi Jiang y amenazaban Shanghai.
La dinastía manchú, enfrentada a la realidad de tener que mantener relaciones con los más poderosos Estados occidentales y destrozada por una rebelión interna de proporciones sin precedentes, pretendió reformar su política para garantizar la supervivencia del imperio. Desde 1.860 a 1.895 se hicieron intentos para restaurar el gobierno siguiendo principios confucianos con el fin de solucionar los problemas internos, sociales y económicos, y permitir la introducción de tecnología occidental que reforzara el poder del Estado.
Los manchúes eran incapaces de proporcionar las directrices para tales programas, por lo que los reformistas se dirigieron hacia los oficiales chinos de las provincias. Gracias al poder imperial que les había concedido una mayor autoridad financiera, administrativa y militar, algunos de estos oficiales chinos habían tenido importantes éxitos al llevar a cabo sus programas.
Durante las décadas de 1.860 y 1.870, en gran medida a través de los esfuerzos de los gobernadores Tseng Kuo-Fan y Li Hongzhang, se sofocó la rebelión Taiping, se restauró la paz interna, se establecieron arsenales y astilleros, y se abrieron varias minas.
Sin embargo, los objetivos de mantener un gobierno confuciano y desarrollar un poder militar moderno eran básicamente incompatibles. La dirección de este programa de modernizaciones fue desempeñada por los burócratas neoconfucianos graduados, siguiendo el sistema de exámenes para funcionarios públicos, pero estos hombres estaban pobremente equipados o estaban encargados de llevar a cabo programas parciales de modernización cuyo objetivo era aumentar el poder estatal; en consecuencia, los esfuerzos de China por fortalecerse desde 1.860 a 1.895 fueron inútiles.

En principio, los Estados occidentales tendían a consolidar sus beneficios bajo la firma de tratados desiguales más que a buscar privilegios adicionales. Sin embargo, en 1.875 Occidente y Japón comenzaron a desmantelar el sistema chino de estados tributarios, mantenidos en el sureste de Asia. Desde 1.875 las islas Ryūkyū cayeron bajo el control japonés. La Guerra Chino-francesa de 1.884 y 1.885 puso Tonkín bajo el imperio colonial francés y al año siguiente Gran Bretaña ocupó Birmania.
En 1.860 Rusia obtuvo las provincias marítimas del norte de Dongbei Pingyuan (Manchuria) y los territorios al norte del río Amur.

Continuará... 

9/10/17

Dinastía Qing (III)


Hacia el final del siglo XVIII, la población China aumentó a más de 300 millones. Una causa de este incremento demográfico fue la paz y la estabilidad de la dinastía Qing.
Otra causa fue la provisión de alimentos. Una variedad de arroz del sureste de Asia, que crecía más de prisa, acrecentó la producción alimentaria.
El crecimiento demográfico también significó que había menos tierra para cada familia. El emperador trató de liberar tierras limitando la extensión que podían poseer los terratenientes acaudalados. Sin embargo, para el siglo XIX casi toda la tierra cultivable se explotaba.

Otro cambio del periodo fue un incremento en el comercio y la manufactura. Aumentó el comercio de seda, porcelana, artículos de algodón y otros productos. No obstante, China no estableció el capitalismo comercial que surgía en Europa (empresas privadas con afán de lucro). En China, el comercio y la manufactura estaban bajo el control del gobierno y se consideraban inferiores a la agricultura. El gobierno cobraba impuestos pesados al comercio y la manufactura y pocos impuestos a la agricultura.

La sociedad china estaba organizada en torno de la familia. Todos los integrantes tenían que sacrificar sus deseos individuales en beneficio de la familia como un todo.
La unidad ideal era la familia extendida. Hasta tres o cuatro generaciones vivían bajo el mismo techo. Cuando los hijos se casaban, llevaban a su esposa a vivir con ellos al hogar familiar. Los chinos respetaban a los ancianos. Los padres envejecidos sabían que serían cuidados por sus hijos. A continuación de la familia extendida venía el clan, que constaba de docenas o incluso cientos de familias emparentadas. El sistema de clanes hacía posible que las familias ricas ayudaran a sus parientes pobres.

Las mujeres eran consideradas inferiores. Solo los hombres podían tener una educación formal y seguir una carrera en el gobierno o la academia. Legalmente, una mujer no podía divorciarse de su marido ni heredar propiedades. Por su parte, el esposo podía divorciarse de su esposa si no procreaba hijos varones. También podía tomar una segunda esposa. De la mitad a dos tercios de las chinas se vendaban los pies, se hacía desde la infancia y era muy doloroso, pero el vendaje de los pies era un símbolo de estatus, como no podían caminar, las que trabajaban en los campos o en ocupaciones que requerían moverse no se vendaban.

Entre los años 1.839 y 1.842 China y Gran Bretaña mantuvieron el primer conflicto de La Guerra del Opio, el desencadenante fue la introducción en China de opio cultivado en la India y comercializado por la compañía británica de las Indias Orientales, administradora de la India.

El comercio del opio fue rechazado y prohibido por el gobierno chino, la abolición recayó sobre el comisionado imperial Lin Zexu. Los emisarios enviados por los comerciantes británicos e indios quejándose por el quebranto que esto causaba a sus intereses, decidió a la Corona británica a enviar una flota de guerra que finalmente derrotó a la China. Como consecuencia de este descalabro el emperador chino tuvo que firmar el Tratado de Nanking, por el que se obligaba a China al libre comercio (el opio incluido) con Inglaterra, a través de cinco puertos (el más importante de ellos Cantón) así como a la cesión de la isla de Hong Kong durante 150 años. Este conflicto y su resolución a favor de la potencia imperialista británica facilitó la irrupción en el escenario de otras potencias como Estados Unidos, Francia y Rusia que forzaron a China a firmar diversos convenios llamados “Tratados Desiguales”. Como consecuencia de ellos, en 1.860 China se vio apremiada a abrir otros once puertos al comercio exterior con el correspondiente menoscabo de su soberanía. La impotencia china para conservar su independencia frente a las potencias imperialistas se acentuó aún más tras la derrota frente a Japón (1894-1895), que le costó importantes pérdidas territoriales.

Continuará...

30/9/17

Dinastía Qing (II)

Aisin-Gioro es el nombre del clan imperial de los manchúes que fueron emperadores de la dinastía Qing desde 1.644 hasta la Revolución de Xinhai (1911-1912). Aisin significa oro en el idioma manchú, mientras que Gioro es el nombre del Hogar ancestral, que se encontraría en Yilan, en la provincia de Heilongjiang.

Antes de la fundación de la dinastía Qing, el nombramiento de los niños en el clan Aisin-Gioro era esencialmente arbitraria y no siguió un funcionamiento peculiar; los manchúes originalmente no usaban nombres de generación antes de que se trasladaran a China. Antes de la era Shunzhi, a los niños del clan imperial se les daba solo un nombre manchú.
La dinastía Jin (jin significa oro en chino) de los jurchens, antecesores de los manchúes, era conocida como Aisin-Gurun y la dinastía Qing al principio se llamó «Amaga Aisin-Gurun» o dinastía Jin posterior.
Desde la caída del Imperio Qing, varios miembros de la familia han cambiado sus apellidos a Jin, ya que tiene el mismo significado que “Aisin”. Por ejemplo, el hermano menor de Puyi (el último emperador) cambió su nombre de Aisin-Gioro Puren a Jin Youzhi y sus hijos, a su vez adoptaron Jin como apellido.
A pesar de apoderarse de China, la familia no incorpora gradualmente nomenclatura Han china. Durante el reinado del emperador Kangxi, todos los hijos del emperador iban a ser llamados con un prefijo de generación que precede al nombre dado, fueron tres caracteres utilizados inicialmente, Cheng, Bao y Chang (largo), antes de asentarse finalmente en Yin (Yin) más de una década en la era Kangxi.
El prefijo de la generación de los hijos del emperador Yongzheng cambiaron de Fu a Hong. Tras el emperador Yongzheng, el emperador Qianlong decretó que toda la descendencia masculina posterior tendría un prefijo de generación colocado en su nombre de acuerdo con un “poema de generación”, para el que compuso los primeros cuatro caracteres, Yong- Mian- Yi- Zai-.

Por otra parte, descendientes directos del emperador a menudo compartían un radical o un significado similar en el carácter final. Los príncipes que estaban en la línea de sucesión compartían un radical común en el segundo carácter del nombre, mientras que este no era necesariamente el caso de los que no estaban en ella. En el caso del emperador Yongzheng, el soberano cambió el código de generación de sus hermanos para mantener su propio nombre único. Tales prácticas aparentemente dejaron de existir después de la era Daoguang.
                                               clica en la imagen para ampliar

Fuente: Wikipedia

29/9/17

Dinastía Qing (I)


El derrocamiento de la dinastía Ming abrió la puerta a los manchúes, que eran un pueblo de agricultores y cazadores que vivían al noreste de la Gran Muralla, en lo que hoy es Machuria. Derrotaron al ejército de Li Zicheng y conquistaron Beijing.
Los manchúes declararon la creación de una nueva dinastía a la que llamaron Qing (que significa “pura”). Esta dinastía se sostuvo en el poder de 1.644 a 1.911. Al principio los chinos se resistieron a los nuevos emperadores. Un grupo de rebeldes tomó la isla de Taiwan, frente a las costas chinas. Para que fuera más fácil identificar a los rebeldes, el gobierno ordenó a todos los hombres que adoptaran el vestido y corte de pelo manchú. Todos los chinos tuvieron que rasurarse la frente y trenzarse el pelo en una coleta, los que se negaban eran ejecutados.

Con el tiempo, los Qing adoptaron el sistema político chino y fueron aceptados gradualmente como los emperadores legítimos del país, pero enfrentaban un problema serio. Los manchúes eran ética y culturalmente distintos del resto de los chinos. Los Qing lo manejaron de dos maneras.
En primer lugar, trataron de conservar su identidad diferenciada de la sociedad china. Los manchúes se definían legalmente como distintos de los demás pobladores de China. En el ejército los manchúes se organizaban en unidades separadas llamadas banderas. En segundo lugar, los Qing llevaron chinos a la administración imperial. La mayor parte de los puestos fue ocupado por chinos, sin embargo siempre se mantuvieron por debajo de los más favorecidos. Esta disposición de los manchúes a compartir el poder propició el apoyo de muchos chinos.

Kangxi fue quizá el mayor emperador de la historia china. Gobernó de 1.661 a 1.722. Aplacó a los levantados en las fronteras del norte y el occidente. Fue mecenas de las artes y se ganó el respaldo de los intelectuales del país. También se mostró tolerante con los misioneros cristianos, se calcula que trescientos mil chinos se convirtieron al catolicismo durante su reinado. Pero cuando murió Kangxi su sucesor suprimió las actividades cristianas en el país.

Qianlong fue otro gobernante sobresaliente de la dinastía Qing. Gobernó de 1.736 a 1.795, pero cuando envejeció cayó bajo la influencia de elementos destructivos en la corte. Funcionarios corruptos e impuestos elevados despertaron inquietudes en el campo. La presión creciente sobre la tierra debida al aumento demográfico trajo penurias económicas a los campesinos. En el centro de China campesinos descontentos iniciaron una revuelta conocida como la “Rebelión del Loto Blanco” que fue sofocada, pero el gasto de combatir a los rebeldes debilitó a la dinastía Qing. Al mismo tiempo, Europa quería aumentar el comercio con China. Al principio, el gobierno vendió privilegios comerciales a los europeos, pero para limitar los contactos de estos con los chinos, los confinó a una pequeña isla frente a Cantón. También limitó el número de empresas chinas con las que podían tratar los comerciantes europeos.

A finales del siglo XVIII comerciantes ingleses exigieron acceso a otras ciudades de las costas chinas. A la vez, el gobierno chino estaba bajo la presión de sus propios mercaderes para que abriera el país a los bienes manufacturados ingleses. En 1.793 una misión inglesas encabezada por lord George Macartney visitó Beijing para solicitar políticas comerciales más liberales. Pero el emperador Qianlong le escribió al rey Jorge III que China no necesitaba los productos manufacturados de Inglaterra.

Continuará...

22/9/17

Dinastía Ming

La antigua ciudad de Yongtai se localiza a 25 kms. del condado de Jingtai, provincia de Gansu, noroeste de China. La ciudad de Tortuga de Yongtai obtuvo su nombre debido la figura de tortuga del castillo. Se remonta la Dinastía Ming (1368-1644) preservada como una reliquia cultural a nivel nacional.

La dinastía Mongol de China fue destronada en 1.368. El fundador de la nueva dinastía adoptó el título de Ming Hong Hu (Emperador marcial Ming), la dinastía Ming duró hasta 1.644. Fue una época de grandeza en la historia china. Los chinos extendieron su dominio a Mongolia y Asia central. Reforzaron la Gran Muralla e hicieron las paces con las tribus nómadas del norte.

Los emperadores de la dinastía Ming tenían un gobierno eficaz que funcionaba por medio de una burocracia compuesta por oficiales escogidos con el sistema de examen para el servicio civil. También instituyeron un sistema escolar nacional. Se producían más artículos manufacturados en talleres y fábricas. Se introdujeron nuevos cultivos que incrementaron la producción alimenticia.
Los gobernantes de la dinastía Ming también completaron el Gran Canal, con lo que fue posible embarcar semillas y otros artículos del sur al norte de China.

Ming Hong Wu murió en 1.398. Su hijo Yong Le se convirtió en emperador e inició la construcción de la ciudad imperial en Beijing en 1.406. En 1.421 trasladó la capital de Nanjing a Beijing. Durante casi 500 años la ciudad imperial fue el hogar de los emperadores chinos. Hoy se conoce como la Ciudad Prohibida.
Yong Le también construyó grandes monumentos, reforzó la Muralla China, restauró el dominio chino sobre Vietnam y envió barcos al Océano Índico, que navegaron hasta la costa este de África. Estos viajes fueron encabezados por el oficial de la corte Zheng He. Los barcos regresaron con artículos desconocidos en China e información sobre el mundo exterior. Los viajes también trajeron enormes ventajas. Muchos conservadores de la burocracia se sintieron contrariados, porque sostenían la opinión de que las actividades comerciales carecían de valor. Cuando murió Yong Le se suspendieron los viajes y nunca se repitieron.

En 1.514 llegó una flota portuguesa a las costas chinas. Fue el primer contacto directo entre el Imperio Chino y Europa desde los días de Marco Polo. Al principio, los portugueses tuvieron poco impacto en la sociedad china. El emperador los consideraba bárbaros. El comercio entre Europa y China continuó siendo escaso, pero ocurrió un intercambio de ideas y culturas. Misioneros cristianos viajaron a China en los barcos mercantes y quedaron impresionados con muchos aspectos de la civilización china, como las enseñanzas de Confucio, la imprenta y la facilitad de obtener libros y la arquitectura. Los funcionarios chinos se maravillaron con inventos europeos que llevaron los misioneros, como relojes y anteojos.

A finales del siglo XVI una sucesión de gobernantes débiles trajo un periodo de corrupción gubernamental. Los impuestos elevados produjeron inquietud entre los campesinos. La producción de alimentos disminuyó a causa del mal tiempo. Entre 1.630 y 1.640 una epidemia grave mató a muchas personas. El sufrimiento que produjo incitó una revuelta de campesinos encabezada por Li Zicheng.
En 1.644 Li y sus fuerzas ocuparon Beijing. El último emperador Ming se colgó de un árbol en los jardines del palacio.

La época de la dinastía Tang a la Ming fue un periodo destacado para la literatura china. El invento de la imprenta durante la dinastía Ming difundió la literatura y la hizo popular.
La dinastía Tang se considera la mayor época de la poesía china. Al menos 48.000 poemas fueron escritos por 2.200 autores. Li Po y Duo Fu fueron dos de los más populares poetas del periodo Tang. La poesía de Li Po se ocupa de la naturaleza. Duo Fu era un confuciano serio. Muchos de sus poemas abordan la injusticia social y los apremios de los pobres.

Durante las dinastías Song y Mongol (Yuan), la pintura paisajista llegó a su punto más elevado. El taoísmo influyó en los artistas chinos. Iban a las montañas a pintar y a buscar en la naturaleza el Tao, o camino. Los artistas chinos trataban de revelar las formas ocultas del paisaje. Por ejemplo, más que trazar una montaña realista, trataban de representar la idea de “montaña”. El taoísmo también influyó en la manera de retratar a las personas. Los artistas chinos las pintaban como figuras diminutas, porque eran vistas como insignificantes en medio de la naturaleza. La cerámica también fue una forma artística importante en China. Los artesanos de la dinastía Tang perfeccionaron la fabricación de porcelana. La porcelana es una cerámica hecha de arcilla fina cocida a temperaturas muy elevadas. Quizás la más famosa de todas las artes chinas de la era Ming sea la porcelana blanquiazul, los europeos la admiraban y la compraban en grandes cantidades.

El Pabellón Jiaxiu se encuentra en la ciudad de Guiyang, provincia de Guizhou, sobre el río Nanming. Su origen data de la dinastía Ming, en el año 1.598. Tiene 29 metros de alto y es considerada el símbolo representativo de la capital.
 

15/9/17

Dinastía Yuan (Imperio Mongol)


Los mongoles eran nómadas y estaban organizados en clanes que luego fueron unificados por Temujin. En 1.206 fue elegido Gengis Khan, que se dedicó a conquistar otras tierras.
Los ejércitos mongoles llegaron a este y oeste. Algunos llegaron a Europa central y crearon el imperio más grande de la historia. Al morir Gengis Khan en 1.227, sus hijos dividieron el imperio en territorios separados llamados janatos, cada uno gobernado por uno de ellos. En 1.231 los mongoles atacaron Persia. En 1.258 derrotaron a los abasidas en Bagdad.
En la década de 1.260 atacaron la dinastía Song. En China conocieron la pólvora y el arpón de fuego. A finales del siglo XIII el arpón de fuego evolucionó hacia la pistola y el cañón.

En 1.279, uno de los nietos de Gengis Khan terminó la conquista de China. Su nombre era Kublai Khan y estableció la nueva dinastía Yuan. Gobernó China hasta su muerte en 1.294. Estableció su capital en Khanbaliq, en el noroeste de China. La ciudad se conoció más tarde como Beijing. La dinastía Yuan (o Mongol) continuó la expansión del imperio.
Los mongoles invadieron Vietnam, Java y Sumatra, y conquistaron Vietnam, pues las otras campañas fracasaron. Las tácticas de los mongoles no eran eficaces en regiones tropicales y abruptas.
Los mongoles tuvieron más éxito en el gobierno de China. Se adaptaron al sistema político y aprovecharon a los burócratas chinos. Pero formaban una clase aparte con sus propias leyes y desempeñaban los puestos superiores de la burocracia. Muchos chinos llegaron a respetar la estabilidad y prosperidad que llevaron los mongoles al país. En particular era próspera la capital Khanbaliq.
Los visitantes extranjeros quedaban impresionados con su esplendor. Uno de estos visitantes fue Marco Polo, que vivió en Khanbaliq durante los tiempos de Kublai Khan.

La dinastía Mongol comenzó a tener problemas. Los gobernantes gastaban demasiado dinero en conquistas en el exterior. También había problemas de inestabilidad interior y corrupción en los tribunales. En 1.368 un campesino llamado Zhu Yuanzhang reunió un ejército, acabó con la dinastía Mongol y fundó una nueva, la dinastía Ming.

Religión y gobierno.
Para la época de los mongoles la religión china había cambiado. En el siglo I d.C. mercaderes y misioneros llevaron de la India el budismo. Cuando se derrumbó la dinastía Han se popularizaron el budismo y el taoísmo. Los
primeros gobernantes Tang apoyaron los monasterios budistas. Los budistas eran consejeros en la corte. Con el tiempo, se perdió interés en el budismo. Era criticado por ser una religión extranjera. Además, los monasterios budistas habían adquirido miles de acres de tierra y siervos. Al final de la dinastía Tang, el estado ya no apoyaba al budismo. El gobierno destruyó muchos templos y monasterios budistas.

El gobierno entonces respaldó al confucianismo, pero era diferente del confucianismo de la dinastía Han. El neoconfucianismo, como se llama, surgió en respuesta al budismo y el taoísmo. Enseñaba que el mundo es real, no una ilusión, y que la realización personal viene de participar en el mundo, no de apartarse.
Los neoconfucianos dividían el mundo en material y espiritual. Aunque los seres humanos vivían en el mundo material, los neoconfucianos creían también que estaban ligados al Último Supremo. Creían que el objetivo de los seres humanos debía ser superar el mundo material para llegar a la unión con el Último Supremo.

Continuará...

9/9/17

Dinastías Sui, Tang y Song.

Después de la dinastía Han, durante 300 años hubo en China caos y guerra civil, entonces en 581, la dinastía Sui se apoderó del país. La dinastía Sui duró hasta 618, pero logró reunificar a China.

Sui Yangdi, el segundo emperador de la dinastía, terminó el Gran Canal que unía los dos grandes ríos de China, el Huang He (río Amarillo) y el Yangtze o Chang Jiang (río Azul) conocido como el río Largo. Así se facilitó el embarque de arroz del sur al norte. Sin embargo, Sui Yangdi fue un gobernante cruel. Construyó el canal con trabajos forzados. También exigía impuestos elevados, mientras que él vivía de forma extravagante. Estos factores, así como los fracasos militares, desembocaron en una rebelión. Sui Yangdi fue asesinado y su dinastía terminó.

A continuación apareció la dinastía Tang, que duró desde el año 618 al 907.
Los primeros gobernantes Tang fueron reformadores. Restauraron el examen del servicio civil y entregaron tierra a los campesinos. También pacificaron el noroeste de China y extendieron su control al Tibet, la región al norte del Himalaya. Los gobernantes Tang establecieron también relaciones comerciales y diplomáticas con el sureste de Asia.
Con todo, la dinastía Tang tenía problemas. Había luchas por el control y corrupción gubernamental. Los uighur fueron llamados para combatir por la dinastía Tang, eran un grupo tribal de pueblos de lengua turca, pero en lugar de defenderla, expulsaron al gobernante Tang en 907.

Así comenzó el Periodo de las Cinco Dinastías (de 907 a 960): Tang final (turca), Chin final (turca), Han final (turca) y Chou final.

En el 960 la dinastía Song subió al poder y se extendió hasta el año 1.279
Durante la dinastía Song, China fue próspera y hubo muchas realizaciones culturales.
También había problemas, especialmente por los vecinos del norte. Debido a esto, los gobernantes Song tuvieron que mudar la capital de Changan a Hangzhou, que se encuentra más al sur. Los gobernantes Song nunca pudieron sobreponerse al cambio en el norte. En unos años, los mongoles se volvieron en contra de los pueblos nómadas del desierto del Gobi y controlaron toda China. Derrocaron a los Song y crearon una nueva dinastía mongola.

Durante las dinastías Sui, Tang y Song surgió un sistema político fundado en principios creados durante las dinastías Qin y Han. El gobierno era una monarquía con una burocracia grande. El imperio se dividía en provincias, distritos y villas. El gobierno se asentaba en principios del confucianismo.
El comercio y la manufactura aumentaron notablemente, pero la economía se basaba todavía en la agricultura. Las reformas de las dinastías Tang y Song pusieron más tierras en manos de los campesinos pobres. Estas reformas y las mejoras en las técnicas agrícolas produjeron una abundancia de alimentos. Los adelantos tecnológicos crearon nuevos productos.

Durante la dinastía Tang los chinos comenzaron a fundir acero con el que fabricaban espadas y hoces. También se introdujo el algodón, lo que trajo nuevos estilos de ropa.
También en la dinastía Tang se inventó la pólvora, con la que se hacían explosivos, y un lanzallamas denominado arpón de fuego. El comercio revivió, después de haber menguado con la caída de la dinastía Han y el Imperio Romano.
Se renovó la Ruta de la Seda y prosperó el comercio entre China y el sureste de Asia. También se incrementó el comercio con las regiones cercanas a China.
Los chinos exportaban té, seda y porcelana a los países que estaban al sur del Mar de China. A cambio, importaban maderas exóticas, piedras preciosas y diversos productos tropicales.

Para los habitantes de las ricas ciudades chinas, la vida durante las dinastías Tang y Song era muy placentera. Había nuevas formas de entretenimiento, como los juegos de cartas y ajedrez. Durante el siglo VIII se inventó la impresión en bloque, que permitió a las personas comunicarse de maneras nuevas. Pero casi toda la gente vivía en aldeas y se dedicaba a la agricultura.
También ocurrían cambios en el campo. Antes, había una enorme brecha entre los terratenientes ricos y los campesinos pobres; entonces se dio una mezcla compleja de terratenientes, campesinos libres, aparceros y trabajadores sin tierra.
Apareció una nueva clase, la nobleza ilustrada, que sustituyó a la vieja aristocracia rural. Controlaba buena parte del campo y de sus filas salió la mayoría de los servidores civiles. Se convirtió en la élite política y económica de la sociedad china.
En esa época el estado de las mujeres era inferior. Se quería menos a las niñas que a los niños. Cuando ocurrían hambrunas, a veces, si no había suficiente comida para toda la familia, mataban a las niñas pequeñas. Los padres tenían que entregar una dote al marido de su hija cuando se casaba. Con frecuencia, las familias pobres vendían sus hijas a los aldeanos ricos.

Continuará...